miércoles, 4 de marzo de 2009

¡Ay qué suerte qué suerte!




No se si deba, tal vez no corresponda, puede ser que no sea de señora bien peinada pero me sale el exabrupto del alma: me recagué mojando.

Salí a la calle a hacer un par de cosas con mis botas de lluvia divinas, con mi paraguas al que no le falta ningun cototito (*) y volví chorreando agua por los 64 costados (no estoy gorda es que soy multifacética).

Dejé el auto estacionado en la puerta de mi terapeuta dado que sólo tenía que caminar 2 cuadras hasta la librería donde debía comprar los libros de inglés del cole y salí muy chocha caminando con la cartera de bandolera como único accesorio; mirando para arriba y afinando el oído pude comprobar que no caía agua y que los pajaritos cantaban.

En el campo cuando cantan las calandrias después de la lluvia es que no va a llover mas pero ahora que lo pienso lo que yo escuché sería alguno con el tocadiscos a todo dar con la ventana abierta porque a los 4 minutos se largó un chaparrón que ti la volgio dire.

Caminé. Caminé otro poco. Caminé más rápido. Corrí un cachito abajo de los árboles. Caminé esquivando baldosas flojas... y cuando pensé que ya llegaba me perdí.

Y si, me suele pasar que agarro el mapa acá en casa y la tengo requeteclara pero cuando llego al lugar real me pasa lo mismo que a la presi: se le aparece el mundo y le caga los planes.

Me fuí para el otro lado de la vía - sí, había una vía; era inevitable. Para perderse bien perdida tiene que haber una vía que se interponga entre una y el destino. Volví para este lado. Caminé dos cuadras. Volví a ir para el otro lado de la vía.

Y llovía y llovía.

Y el vestido se me comenzó a pegar al upite y a esta altura del periplo la gente ya me miraba pasar de-la-vía-para-acá y de-la-vía-para-allá preguntando por la calle Conde con un papelito en la mano, chorreando agua, con el vestido pegado al cuerpo y las botas llenas de agua comenzando a murmurar una puteada.

Estaba rumiando un lindo insulto para gritarlo desde el estómago y a boca de jarro en el medio de la puta vía cuando me chistó el kiosquero de revistas y me dió instrucciones precisas sobre el lugar al que debía ir. Cruce y camine media cuadra, deje de dar vueltas que se está mojando mucho.

Muy amable si todo eso no hubiese estado acompañado por una intrusiva mirada a mi escote empapado. A los dos segundos de irme casi lo increpo al grito de Y por qué no me lo dijiste la segunda vez que me viste pasar? ¡TARADO! Andá a mirarle las tetas a tu tía!

Preferí la gélida cordialidad agradeciendo en voz baja, salí rauda a cruzar la vía por última vez y apareció Él. ¡¡Ay qué suerte qué suerte!!

Y se largó un chaparrón
y llovía y llovía!
y nadie me regaló una rosa
y llovía y llovía!
y me sentí una tarada
y llovía y llovía!
por el paraguas y el auto
Y llovía y llovía!
y chorreando agua yo iba
y llovía y llovía!
cuando me empapó el puto bondi
Y llovía y llovía!

Ay qué suerte qué suerte!!
tu mirada y la mía!
Me pasaste tan cerca
que me mojaste la cara.
Espero que tu madre esté bien
para ella es ésta puteada!!!


(*) Cototito: dícese del coso que agarra cada punta de la tela del paraguas al palito largo de metal, el que indefectiblemente se doblará con el viento volando el cototito al carajo y descuajeringando todo el paraguas.

21 la espiaron:

Gamar dijo...

Yo me perdí igual que usted y gracias a eso llegué hasta acá.
Me gusta lo que veo, no las momas sino lo que escribe.
Saludos desde muy lejos

Indis Creta dijo...

No sabés como me hiciste reir!
Juro que te imagino! Contás las cosas de una manera muy graciosa.
Lamento mucho que te hayas mojado asi, pero fue muy divertido! Bueno, al menos lo contaste divertido! :P
Y el diariero ya te venía mirando de antes, por eso no te avisó el muy guacho!

Besotes! :)

RELATO DEL PRESENTE dijo...

Yo me estaba por tomar el 108 y de golpe vi pasar el 57 que me dejó en la puerta de mi casa.

Si me llegaba a tomar el 108 y veía al 57 cruzarse, por ahí no te dedicaba un poema, pero la puteada iba a ser similar.

Besos!

Gabriela dijo...

Gamar bienvendio a este rincòn del fondo del ropero. Siéntasè (con dos tildes) lo suficientemente relajado como para andar espiando y de paso lea y tambièn opine!


Indis Y eso que me faltò la parte en que fui a comprar unas mentas y me ofrecieron unas rericas inglesas que vienen en una cajita de metal hermosa. Cuando le preguntè al kiosquero si eran ricas me dijo "si.. son verdes".. a lo que yo (asutitísima) le dije "pero si las quiero para comer.. no para que me combinen con el vestido!".

Lo màs triste es que ahí ya andaba con el paraguas..y no llovìa más!!

Me siento Larry de Clay, voy a inaugurar el Blog a la gorra :)

RDP momento...¿A quién va a putear? ¿A MI? ¿Qué hice ahora?

saludos!

Almafuerte dijo...

Ayer brindis y alcohol, hoy aceptando pastillas verdes de un quiosquero desconocido, al final ud. está viviendo al filo y peligrosamente.

Artus Jorguín dijo...

No hay nada q' hacer, cuando UNO(A) debe mojarse, lo hará. Siempre viene bien una colectivo amigo.
A no quejarse, dicen q' el agua de lluvia es buena para el cabello y la piel!. He,he; sí!!

Calavera dijo...

Chuchi, paso a los resantos pedos a decirte que holacomoestás y que la semana que viene ando por ahi y que después te llamo para contarte unos puteríos.

Beso beso beso.

José Luis dijo...

A ver... una mujer se le presenta chorreando y con el escote hecho sopa a un varón, ¿y vos esperás que el pobre tipo no se robe una mísera pispeada?

Reivindico al kioskero cuyo único pecado, si tal, fue el no haberlo hecho de manera discreta. :)

JL

Yoni Bigud dijo...

Lo que cuenta es dramático. En una época yo iba al terapeuta cerca de la calle Conde. Creo. No sé. Estaba a pocos metros del puente Jorge Newbery, y cuento esto porque me hizo acordar a la única vez que fui sin el auto. Diluvio. Me tomé el bondi al revés y terminé puteándome con el tipo porque cuando subí le pregunté clarito si iba para Caballito (me salió en versito, y sigo) y me contestó con cara de nada: mmmmsé.
Y me di cuenta en Cabildo y la nada. Y me cagué mojando.

Muy bueno.

Un saludo.

Gabriela dijo...

Almita asì somos las descarriadas, aprovechamos los dias de lluvia en que tenemos resaca para salir a hacer desmanes. Un dìa de estos aparezco descuartizada en un container lleno de D.R.F. de naranja y mentolitos.


Artus comparto eso de que el agua es biena para el pelo y la cara.. pero si se la bebe! Estar hidratada no es lo mismo que estar empapada... joer tìo!

Calavera hola chucho!! Dale, te espero con el rodete y el tejido! Eso si: el mate lo haces vos que te salen pipì cucù.

Josè Luis lo desafìo a ser mina por un dia.. sobre todo un día de lluvia, perdièndose en 2 cuadras, con el brushing hecho un desastre y de vestido mojado. Después me cuenta que piensa cuando en vez de avisarle con tiempo la miran pasar de acà para allá durante 20 minutos.

Yoni la Filcar deberìa venir con una flechita que indique para qué lado son las manos porque nunca podemos doblar donde queremos y ahi es donde vamos a parar a la entrepierna de los pajaritos)

De Cabildo y la nada a Caballito hay un mundo de distancia. Ud y yo deberìamos hacer terapia de grupo.

En circunstancias similares a la relatada me dì cuenta de que una persona mojada y en estado de estar oreándose huele a cosas espantosas: perro, alfombra hùmeda, fondo de alacena, cajòn de las verduras del tercer frìo de la heladera y/o toallòn del bañito del fondo.

Saludos!

José Luis dijo...

Gabriela, discúlpeme, al escribir me había olvidado del detalle de la "paseada" que le dejó hacer el kiosero antes de intervenir. Debe haber sido un embole, y posiblemente una turrada del tipo para divertirse un rato. Se hubiera sacado el gusto de reputearlo.

Dicho esto, también le digo que no me desafíe a ser mina por un día, que yo la voy a desafiar a ser tipo y hacerse el gil ante un escote, con hormonas, cableado de neuronas, 4000 años de cultura occidental y como 3000 millones de evolución pidiéndole que baje los ojos. Y no crea que es baba, se parece mucho más a la contemplación artística, créame.

Y mire qué casualidad: hoy tuve que ir a Perú al 100 a presentar un trámite. A la salida, por la peatonal iba una mina que partía el suelo, con un vestidito rojo al cuerpo. La chequeé lo justo y necesario y después, caminando cinco metros atrás de ella, me puse a ver la reacción de los tipos que venían o que iban. Casi todos la miraban: estaban los poco finos que le clavaban la vista, los tímidos que doblaban solamente los ojos pero la cabeza miraba p'adelante, los otarios que la cruzaban haciéndose los boludos y a los cinco metros miraban alevosamente para atrás a ver cómo se iba, los sorprendidos que torcían la cabeza de golpe sorprendidos como si hubieran visto un canguro bordó, los que sonreían al verla pasar, los que buscaban la mirada de algún otro tipo como diciendo "pero qué bárbaro"... La mina caminaba e iba dejando una estela atrás. Me cagué de risa de lo obvios, ingenuos e iguales que somos ante ese estímulo, como si todos fuéramos del mismo equipo. Y es que, en realidad, lo somos. :)

Un saludo,
JL

Gabriela dijo...

José Luis me mató la teoría darwiniana de la mirada indisimulada hacia el tetor!

Los hombres son obvios y a veces hasta suelen ser divinos jajajajjaja

¿Y que hacia la chica del vestido rojo? ¿Los miraba de reojo, caminaba derechita y sin chistar, ponia cara de fastidio o sonreía ante los casos màs obvios en gesto de rotundo agradecimiento y buena onda?

Mensajero dijo...

La próxima vez estacione frente a la plaza así no se pierde.
No se dio el gusto de contárselo al terapeuta y preguntarle ¿y a usted qué le parece?

Gabriela dijo...

Mensajero mi terapeuta me conoce desde que yo era una joven y bella moza que lavaba la ropa y la colgaba en un abedul.

Cuando le digo que me pierdo ella me mira seria con la cabeza de costado (como buena terapeuta que a veces hasta me dan ganas de pegarle pero no se lo digo porque me sale con que tengo que manejar mis momentos de ira y trabajar sobre el tema por ejemplo pintando mandalas) y me espeta te sentìs perdida en què sentido? a que le atribuìs esa sensaciòn?

Y yo se la atribuyo a que voy en el auto prestando atenciòn pero de pronto se me cruza la lista del supermercado, que me olvidè de sacar turno para el ginecòlogo, que el nene tiene un cumple y quelareputamadre me olvidè de mandar la autorizaciòn... y se me pasò la bocacalle y me olvidè de doblar, la otra que sigue no me sirve para retomar, la que que viene si pero hay un cartel de desvìo provisorio... y de la calle Conde en Belgrano aparezco en el puente de la Avda San Martín en un abrir y cerrar de ojos.

Y no me venga con la plaza que hay un cachito de pasto de cada lado de la vìa!!! Ud no me està ayudando!

Sépalò!

José Luis dijo...

La teoría darwiniana del tetor es mía pero la creo como un dogma.

Nómbreme poetisas que no sean la deliciosa Gioconda Belli que le canten al cuerpo y/o a la sexualidad de su compañero. Pero poetas hay a montones que no saben (¡no pueden!) hacer otra cosa que regodearse en los volúmenes de su pareja (ah los vasos del pecho, ah las rosas del pubis escribía Neruda como a los 17 años en el Poema I; la imagen visual es fuerte aún a 80 años de escrito, mi abuelita de pendeja se resbalaría en la silla leyéndolo).

No digo que no haya una cuestión cultural en eso, pero digo que además tiene una base orgánica grande, estamos cableados de esa manera.

Los tipos somos muy orientados a lo visual. Ver una hembra bien formada nos pone a 5 cm del suelo, es automático, no hay mucho que podamos hacer al respecto. A algunos no les da la sensibilidad o los modelos culturales aprendidos y te largan un "Shhhegua, no ser milanesa pa'chupar eso limone, mamáaaaa" y por eso las chicas se confunden con toda razón y nos acusan de babosos o salvajes. Sin embargo, lo que se siente por dentro es más complejo e insisto, está más emparentado con la contemplación artística que con la empomada insoslayable. Tiene algo de ambas (lo que la hace una sensación compleja y bastante plena), pero es más de lo primero que de lo segundo.

JL

PD: La piba del vestido no sé qué cara ponía, yo le iba de atrás. Pero una fémina que sale así a la calle SABE que es un imán. Me se ocurre que era medio agreta por fuera, pero caminaba muy a propósito. Evidentemente disfrutaba el rol. Ahora usted tendría que contarnos a los varones qué sienten ustedes cuando saben que están provocando eso.

choripanboy dijo...

pasaba por acá y antes que me pierda ó llueva te dejo un buen saludo en vuestro giorno
Feliz día de la Mujer Gab !!!

Yoni Bigud dijo...

Es cierto señorita. Yo hace poco me di cuenta de que hay personas secas que también huelen a eso.

Un saludo.

PS: Estuve buceando un poco por aquí, y me ha gustado mucho. Quería que lo supiera.

Gabriela dijo...

Jose Luis es un placer saber que nos miran el culo como si fuese el nunca visto de La Gioconda.

Por otro lado yo le puedo decir que a mi me causa diferentes cosas el ser mirada de esa manera. Por un lado a veces me rìo ampliamente y otras simplemente sonrìo. Obvio que siempre levanta la autoestima sentirse sexy!

chori Gracias!!! Siempre un caballero vos! Un gustazo haberte vuelto a ver, compartir charla amena y risa amplia con amigos siempre es placentero!

Yoni los olores de la gente son de lo más variados, pero creo que el peor de todo es el olor a moho, onda ropa de invierno guardada en un placard con humedad. Le dirìa que casi casi peor que el olor a naftalina; siempre y cuando estemos hablando de gente que se ha lavado las patas y con ropa interior limpia.

Me alegro - y gracias por comunicárselo a mi ego - que le guste lo que viò en este doblefondo del placard con olor a jaboncito de lavanda. No se si tengo calzones de Bob Esponja pero le canto.. soy un cacahuate!! y listo.

Saludos!

Victor dijo...

Pero m'hija, comprese un traje de neoprene y listo. Es abrigadito y no se te va a ver nada. S2

ElMago dijo...

BAsta... basta... bastaaaa.... por dios, Gabi... otra vez este llanto que me sale de leerte, que vos sabés bien que es de reirme a mas no poder, y que me miren como marciano en la oficina....

Gracias, preciosa... vos sos una de las razones que hace que esta vida valga la pena vivirla :o)

Gabriela dijo...

Victor una de las cosas que mas nos gusta a las mujeres es quejarnos! No me quite ese placer :)

Mago aia!! que me da vergüeza que me digas esas cosas! yo también te quiero mucho y lo sabes!