domingo, 22 de julio de 2007

Nido


Como cada vez que pasar a tu lado decido
el cielo parece que supiera y llora conmigo.
Fui a verte con mis hijos y mi padre de la mano;
esto dejé a tus pies, entre bronces y maderas:
agua fresca, un beso y coloridos claveles formando un ramo.

Traté de hablarte,
de contarte como andamos,
y que es lo que hago;
pero no pude, no salieron más que suspiros
y sentí mis ojos inundados.

Sé que sabés... ¿Qué te voy a andar contando?
Que ando por la vida patinando;
que mis chicos te reclaman:
- Mami, ¿Dónde está Mané?
- Está con los ángeles, ya se fue.

¡Ay mamá! ¡Cuánto te extraño!
Tejeme un nido entre tus brazos,
necesito tu perfume de jazmines,
tu palabra calma, tus consejos;
un té de rosa mosqueta
y dos o tres besos.

2002 - 22 de julio - 2007

Somos nuestra memoria, somos ese quimérico museo de formas inconstantes, ese montón de espejos rotos - Jorge Luis Borges

3 la espiaron:

Eugenia dijo...

un beso a Mané,con gusto a esa tarde que charlamos de vos.









www.juje.wordpress.com

Gabriela dijo...

gracias Jujurita... este año no me resultó tan amargo... pero sí igualmente difícil de aguantar su ausencia los domingos en familia.

Será que un lustro es lo una tarda justamente en LUSTRAR el alma.

ElMago dijo...

Vos me conoces... llego tarde a todo en la vida.

Incluso a este homenaje a quien nunca vi, pero a través tuyo conozco cada dia :o)

Beshote