martes, 26 de enero de 2010

Più breve


Creo que al volver de las vacaciones una puede superar casi todo.

Creo que podemos superar el sopapo de humedad con que nos recibe Buenos Aires,

Creo que podemos superar que los maleteros del aeropuerto se adueñen de nuestro equipaje como si fuese el último pedacito de papel higiénico de un baño público,

Creo que podemos superar despertarnos con los ruidos del edificio en vez de con el dulce seseo del viento entre los árboles,

Creo que podemos superar el pésimo servicio de a bordo de las aerolíneas,

Creo que podemos superar la angustia que nos provoca que en vez tomar el mate mañanero al pie de esas montañas preciosas lo hagamos mirando el balcón de la estúpida de enfrente,

Creo que podemos superar encontrar el piso tapizado de cuentas por pagar en vez de un verde y mullido colchón de dichondras y pastito miel,

Creo que podemos superar abrir la valija y encontrarnos con tanta ropa sucia que hasta somos capaces de pensar que el próximo viaje lo hacemos con un bolsito de mano,

Creo que podemos superar el malestar físico producto de hacernos los ironman subiendo y bajando montañas como si fuese el banquito de la cocina,

Creo que somos capaces de superar esos rollitos que se nos pegaron a la retaguardia a fuerza de ricores ingeridos con total desparpajo y a cualquier hora,

Creo que podemos superar el vernos cual Cachito en slip cuando pretendemos no espiar de reojo en el espejo del baño al pasar moviendo el upite cual hipopótamo entangado rumbo a la ducha,

Creo que podemos superar el efecto velcro que producen los talones sobre la alfombra debido a la falta de una pasadita de piedra pómez,

Creo que podemos superar el vernos con las raices tan blancas que hasta llegamos a agradecer que Navidad haya pasado hace casi un mes porque vestidas de rojo, con esta panza y estos pelos nos preguntarían donde dejamos estacionados los renos,

Creo que al volver de las vacaciones una puede superar casi todo menos encontrar que en nuestra casilla de mails tenemos 90 ofertas de depiladores nasales.



Que una cosa es la falta de mantenimiento esporádico estival y otra es la pérdida del glamour.

17 la espiaron:

Artus dijo...

Bienvenida, Gabs!! :)

Por lo menos ha disfrutado de unas hermosas vacaciones. Le quedaran en su memoria los bellos paisajes y il dolce far niente...

Ahora a remar!! Ya le tocarán algunas escapaditas por el mar,... la mar. Solo la mar... ;)

En cuanto al resto de lo contado, para eso existen las peluquerías y demáses.

Bienvenida, nuevamente. Beso

Gabriela dijo...

al mar dudo ir, al menos en verano.. odio el amontonamiento y el "neeeeeneee, ponete protectorrrrr" de las madres; pero pretendo seguir con la fiesta estival y en febrero me voy nuevamente a pasear por las pampas, pero no lo comentes que despuès me tratan de vaga :)

Almafuerte dijo...

Si ése calzón hablara...
...diría a los gritos "¡¡¡quiero volver!!!"

El mar sólo en diciembre o marzo.
En sierras y montañas, huír de todo lugar denominado "balneario", "complejo" y "peatonal".

Si seguimos así, las próximas vacaciones son en un monasterio benedictino...

loro711 dijo...

Me dejó pensando.
Más allá de la cantidad y particularidad de la oferta, nada glamorosa, como bien dice... esta depiladora debe ser un objeto muy extraño...

Saludos.

Gabriela dijo...

lorito por lo que se ve en las fotos es una especie de taladro que uno se introduce en determinadas partes y no se si corta o arranca los pelos que sobresalen...
sea lo que sea es un espantor con tan poco glamour como Zulma Lobato en tanga.

Winter dijo...

Lo de la valija con ropa sucia es insuperable! No me engañes!
Queremos relato de viaje! Alguna fotito de esos inigualables lugares?
Welcome con todo el glam!

Gabriela dijo...

winter aun tengo la valija sobre la cama.. tengo que terminar de guardar el resto de las cosas y rearmarla para volver a salir!!!

Odio hacer valijas.. pero mas odio desarmarlas!!

Adema nunca meto adentro lo que necesito, siempre me sobra o me falta.

Esta vuelta me lleve 28 kilos de ropa para 15 dìas; casi 2 kilos de trapos per day.

Gabriela dijo...

winter olvidè lo de la reseña y las fotos!
Tal vez escriba algo pero demem tiempo a que me componga las emociones.

Algunas fotos que ire seleccioando las voy a subir de a poco en el agujerito

saludos!

Yoni Bigud dijo...

Son esas pequeñas cosas (las ofertas de depiladores nasales digo) las que nos devuelven por fin a la realidad.

Hay que convivir con ella, en vez de tratar de superarla.

Un saludo.

Calavera dijo...

Es como ese email que me manda alguien (debe ser alguien que me conoce), ofreciéndome Viagra y agrandadores de pene.

Gabriela dijo...

Yoni me devolvieron a la realidad hacièndome pelota el vidrio del auto para robar el stereo. Si me hubiese comprado un depilador de esos hacìa negocio! Es màs, hasta un par de pelos me bancaba!!

Calita eso lo hacen aquellos que no te vieron en zunga en las playas de Brasil bailando el ula ula sin h, tomando caipiras de alconafta y diciendo piropos tales como Pa ti el monte, pa mi la mar, mira pal horizonte, que te voy a llevar a pasear.

saludos y besos grandotes para todos!

Betiana dijo...

Maaaaaaaa!!!!!! No pense reirme tanto.
A medida que iba leyendo, me iba agarrando esa emocion y ese orgullo de que escribas tan bien, que hace que una no lea, sino que SIENTA lo que decis... Y me despertaste de un sopapo jajajajaja.

Esta bien, para que me vaya acostumbrando a los sopapos sorpresas de ahora en mas.
Love ya! ♥

Gabriela dijo...

Betu gracias por los piropos, se nota que sos mi amiga jajajaja
beso grande y cuidate mucho!

Caia dijo...

A mí peor con los mails, me pasa como a Calavera, mire..
Cosa que odio al volver de un viaje es desarmar la valija.. lo dilato y me lleva una semana. Debería haber ropa descartable, che.
Extraño el sur este verano.. Ganitas de ir, pero no se puede.. snif.
Saludos, Gaby.

Gabriela dijo...

Caia veo que es generalizado el tema de la valija despanzurrada en el medio de la casa tirando ropa sucia por el borde como si fuese un perro rabioso...

salud!

Dr. dijo...

Gabriela, hay un tema (muchisimo mas importante que el vidrio y el stereo del auto) al cual le sacaste el cuerpo, en tu relato sobre el drama de la vuelta de vacaciones.

Me refiero al sobrepeso.... no en las valijas.

Cuando estoy de vacaciones, tradicionalmente engordo dos kilos (o tres), solo de ver comer a los demas .... e inevitablemente, "probar" de lo que ellos comieron.

Gabriela dijo...

DR yo no engordo por probar.. engordo porque me como todo lo que me ponen adelante, porque adoro los asados y el buen vino y porque por un chocolate le corto la mano al más pintado.

Porque como buena descendiente de italianos y españoles me gusta la mesa grande, llena de amigos, con la charla ligerita y risueña que la buena mesa suele ofrecer.

Saludos y gracias por venir hasta esta entrada de hace ya tanto tiempo!